11 SEMANAS

Tu bebé está ya casi completamente formado y tiene el tamaño de un higo. Mide 1,5 pulgadas (4 centímetros) y pesa un cuarto de onza (7 gramos). Su piel es tan finita, que es casi transparente y por eso se pueden ver todas sus venas. Algunos de sus huesos están empezando a endurecerse y los dedos de sus manos y de sus pies no sólo están ya todos formados, sino que dentro de muy poquito podrá abrirlos y cerrarlos.

Ahora, además de dar pataditas, se estira. ¡Está tan a gusto como pez en el agua! A medida que vaya creciendo se irá moviendo más, pero todavía no sentirás estos movimientos acuáticos porque aún es muy chiquito. Algo que te puede parecer curioso es que, también dentro de poco, empezará a tener hipo.