5 SEMANAS

Tu bebé ya tiene el tamaño de una pequeña semillita de sésamo. Todavía no se parece mucho a un bebé, por ahora parece más un renacuajito. Pero a pesar de ser tan chiquito, tiene un cerebro que está creciendo. En esta quinta semana se está formando lo que se conoce como el tubo neural, que más adelante se convertirá en la columna vertebral, junto con los nervios y la médula espinal. Seguramente hayas oído que es importante tomar ácido fólico. El ácido fólico evita que se producan defectos en el tubo neural, por eso es tan importante tomarlo. Ahora también están empezando a formarse una serie de capas de células, a partir de las cuales se desarrollarán todos los órganos del bebé.