FERTILIZACIÓN

Desarrollo de tu bebé

Seguramente ovularás al comienzo de esta semana (lo normal es ovular a partir del día 14 del ciclo). Eso significa que uno de los óvulos saldrá de la bolsita microscópica, o folículo, que está en el ovario, e irá a parar a la trompa de Falopio. La trompa de Falopio une los ovarios con el útero o matriz. Entre las 12 y las 24 horas siguientes ese óvulo puede ser fertilizado, pero para ello, uno de entre los aproximadamente 250 millones de espermatozoides que eyacula tu pareja, tendrá que llegar hasta el óvulo. Para llegar tiene que nadar desde la vagina, pasando por el útero, hasta la trompa de Falopio. Se trata de un viaje tan largo y duro para ellos (tienen que nadar durante 10 horas), que sólo alrededor de 400 sobreviven. De estos, solamente uno puede atravesar la membrana exterior del óvulo (el ganador tarda 20 minutos en poder entrar).

A lo largo de las 10 a 30 horas siguientes, el núcleo del espermatozoide se funde con el del óvulo para combinar el material genético que trae cada uno. Si el espermatozoide que ganó la carrera lleva el cromosoma Y, tu bebé será un niño; y si lleva el X, será una niña.

El óvulo fecundado emprende ahora otro viaje: tiene que ir desde la trompa de Falopio hasta el útero, donde se "enterrará" o implantará en la pared. Un día o dos después de haber entrado en el útero empieza a enterrarse en la mullida pared de la matriz, sin dejar de crecer y transformarse.

En este momento tu bebé es sólo una minúscula bolita de células que se conoce como "blastocito". El blastocito está dividido en tres partes: tiene un grupo de células en el interior, que son las que crecerán para convertirse en un bebé; un huequito lleno de líquido que se transformará en el saco amniótico, y otro grupo de células en el exterior que será la placenta. La placenta es un órgano con forma de panqueque por medio del cual el bebé recibirá el oxígeno y los nutrientes que entren en tu sangre. A través de la placenta, también se eliminarán los productos de desecho.

Nota: Los expertos dicen que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, incluso cuando está en el útero. Estas páginas sobre el desarrollo te ofrecen una idea general de cómo se desarrolla un bebé en gestación.

Cambios en tu cuerpo

Para poder quedarte embarazada muchas cosas tienen que coincidir y, por eso, sincronizarlo todo es lo más importante. Si quieres mejorar tus posibilidades de concebir, prepárate para tener relaciones sexuales en el periodo que va entre las 72 horas antes de la ovulación y las 24 horas después. Se trata de hacer coincidir la vida del espermatozoide, que dura hasta 72 horas, con la vida del óvulo, que sólo sobrevive 24 horas después de la ovulación. Por eso, es importante que tú y tu pareja se aseguren de tener tiempo suficiente en esos días para hacer el amor.

Una vez que estás embarazada, quizás te empieces a preocupar por cosas que antes ni se te habían ocurrido: ¿puedo pintarme el cabello, puedo comer ceviche, puedo usar lejía y amoníaco? Lee nuestras recomendaciones para un embarazo seguro.